Cirujano que más opera en el Perú.

«Dr Julio Atenció, más experiencia, más seguridad, mas confianza»

¡Dile adiós al dolor en manos del Dr. Julio Atencio, especialista en cirugía de vesícula!

Rápida Recuperación
Mínima Invasión
No Deja Cicatrices

¿Qúe es la Vesícula Biliar?

La vesícula biliar es un pequeño órgano con una gran función en nuestro sistema digestivo. Situada debajo del hígado, su papel es crucial en el proceso de digestión de grasas. ¿Pero qué es realmente la vesícula biliar y cómo afecta a nuestra salud?

Explorando la Vesícula Biliar:

La vesícula biliar es como una pequeña bolsa que almacena y concentra la bilis, un líquido producido por el hígado. La bilis contiene sales biliares que ayudan a descomponer las grasas en el intestino delgado, facilitando su absorción.

Funciones Clave.
Problemas comunes.
Cuidando tu Vesícula Biliar.

Almacenamiento y Concentración: La vesícula biliar almacena la bilis producida por el hígado, concentrándola para liberarla en momentos estratégicos durante la digestión.

Digestión de Grasas: La bilis es esencial para descomponer las grasas en partículas más pequeñas, facilitando su absorción en el intestino delgado.

Dieta Balanceada: Consumir una dieta rica en fibras y baja en grasas saturadas puede contribuir a la salud de la vesícula biliar.

Hidratación: Beber suficiente agua es esencial para prevenir la formación de cálculos biliares.

Control del Peso: Mantener un peso saludable reduce el riesgo de problemas en la vesícula.

Cálculos Biliares: Pequeñas piedras llamadas cálculos biliares pueden formarse en la vesícula, causando dolor y molestias.

Inflamación: La inflamación de la vesícula biliar, conocida como colecistitis, puede resultar en síntomas graves que requieren atención médica.

Funciones Clave

Almacenamiento y Concentración: La vesícula biliar almacena la bilis producida por el hígado, concentrándola para liberarla en momentos estratégicos durante la digestión.

Digestión de Grasas: La bilis es esencial para descomponer las grasas en partículas más pequeñas, facilitando su absorción en el intestino delgado.

Cuidando tu Vesícula Biliar

Dieta Balanceada: Consumir una dieta rica en fibras y baja en grasas saturadas puede contribuir a la salud de la vesícula biliar.

Hidratación: Beber suficiente agua es esencial para prevenir la formación de cálculos biliares.

Control del Peso: Mantener un peso saludable reduce el riesgo de problemas en la vesícula.

Problemas comunes

Cálculos Biliares: Pequeñas piedras llamadas cálculos biliares pueden formarse en la vesícula, causando dolor y molestias.

Inflamación: La inflamación de la vesícula biliar, conocida como colecistitis, puede resultar en síntomas graves que requieren atención médica.

Procedimiento mínimamente invasivo y de rápida recuperación. ¡Da el primer paso hacia tu bienestar!

Testimonio-cirugia-de-vesicula

Ventajas de la Cirugía de Vesicula Laparoscópica

La colecistectomía es un procedimiento que se suele llevar a cabo con laparoscopia para solucionar los problemas de vesícula. Se realiza con 2 o 3 incisiones muy pequeñas en la zona abdominal y es de mínima invasión. Pero sabes cuales son los beneficios que tiene la cirugía laparoscópica de extracción de vesícula?

Pequeñas incisiones.
Mínimamente invasiva.
Mejor aspecto estético.
Menor dolor para el paciente.
Una recuperación más rápida.
Menor pérdida de sangre.

Cirugía de Vesicula Laparoscópica

(LO QUE INCLUYE EL PAQUETE Y REQUISITOS PARA OPERARSE)
Lo que Incluye el paquete de cirugía.
Hospitalización 01 Día.
Habitación compartida.
Medicamentos al 100%.
Alimentación
Monitoreo en sala de operaciones.
Control de hospitalización.
Monitores en sala de recuperación.
Honorarios de cirujanos y anestesiólogo.
Son requisitos necesarios para la cirugía. (No incluye)
Consulta Médica.
Exámenes pre operatorios.
Riesgo quirúrgico cardiológico.
Perfil hepático.
Amilasa.
Lipasa.
Rx de tórax.
Ecografia abdominal actualizada.

Preguntas Frecuentes

Los cálculos biliares son depósitos duros que se forman en la vesícula biliar, un órgano pequeño ubicado debajo del hígado. Están compuestos principalmente de colesterol o bilirrubina.

En los Estados Unidos, aproximadamente el 6% de los hombres y el 9% de las mujeres tienen cálculos biliares. Son comunes especialmente en poblaciones occidentales.

  • Edad avanzada
  • Sexo femenino
  • Embarazo
  • Obesidad
  • Dieta rica en grasas y baja en fibra
  • Historia familiar de cálculos biliares
  • Pérdida rápida de peso
  • Enfermedades del hígado
  • Asintomáticos: La mayoría no presentan síntomas.
  • Cólico biliar: Dolor intenso y sordo en el cuadrante superior derecho del abdomen, que puede irradiarse hacia la espalda. Puede estar asociado con náuseas y vómitos.
  • Síntomas atípicos: Eructos, distensión abdominal, ardor epigástrico.
  • Ecografía abdominal: Primera elección para detectar cálculos biliares.
  • Tomografía computarizada (CT): Útil en ciertos casos.
  • Colescintigrafía (escaneo HIDA): Evaluación adicional en ciertos escenarios.
  • Síntomas clínicos: Presencia de cólico biliar o síntomas atípicos.
  • Imágenes: Confirmación de cálculos mediante ecografía o CT.
  • Pruebas de laboratorio: Hemograma y pruebas hepáticas normales en casos no complicados; elevadas en complicaciones.
  • Úlcera péptica
  • Colecistitis aguda
  • Coledocolitiasis
  • Disfunción del esfínter de Oddi
  • Trastorno funcional de la vesícula biliar
  • Tratamiento médico: Uso de ácido ursodesoxicólico para disolver cálculos en ciertos pacientes.
  • Tratamiento quirúrgico: Colecistectomía laparoscópica es el tratamiento de elección para prevenir ataques futuros y complicaciones.
  • Monitoreo del dolor
  • Control de infecciones
  • Dieta baja en grasas
  • Hidratación adecuada
  • Colecistitis aguda: Inflamación de la vesícula biliar.
  • Pancreatitis por cálculos biliares: Inflamación del páncreas.
  • Colangitis aguda: Infección del conducto biliar.
  • Síndrome de Mirizzi y cáncer de vesícula biliar.
  • Etapa asintomática: La mayoría permanece sin síntomas.
  • Etapa sintomática: Requiere tratamiento para evitar complicaciones.
  • Pronóstico: Generalmente bueno con tratamiento adecuado; complicaciones aumentan la morbilidad.