Cirujano que más opera en el Perú.

«Dr Julio Atencio, más experiencia, más seguridad, mas confianza»

¡Dile adiós al dolor de manos del Dr. Julio Atencio, especialista en enfermedad de hiperhidrosis!

Rápida Recuperación
Mínima Invasión
No Deja Cicatrices

Enfermedad de Hiperhidrosis

La cirugía para la hiperhidrosis es una opción para pacientes que experimentan sudoración excesiva y cuya calidad de vida se ve significativamente afectada, especialmente cuando los tratamientos médicos convencionales no han sido efectivos. Esta condición, que puede impactar gravemente las actividades diarias y el bienestar emocional, afecta comúnmente áreas como las manos, axilas, pies y cara. La cirugía más utilizada es la simpatectomía toracoscópica endoscópica (STE), que consiste en interrumpir o eliminar los nervios simpáticos responsables de la sudoración excesiva. Otros procedimientos incluyen la simpatectomía laparoscópica y lumbar, principalmente para la sudoración excesiva en los pies, y técnicas específicas como el curetaje subcutáneo o la resección de glándulas sudoríparas para tratar la hiperhidrosis axilar.

El diagnóstico se realiza a través de una historia clínica detallada, un examen físico y pruebas específicas como la prueba de yodo-almidón, que ayuda a identificar las áreas de sudoración excesiva. También pueden realizarse pruebas de laboratorio para descartar causas subyacentes, especialmente en casos de hiperhidrosis secundaria.

La hiperhidrosis es una condición médica que provoca una sudoración excesiva y puede clasificarse en primaria y secundaria, dependiendo de sus causas. La hiperhidrosis primaria, que no tiene una causa aparente, a menudo tiene un componente genético significativo, con un 30-50% de los afectados teniendo familiares cercanos con el mismo problema. Esta forma de hiperhidrosis también está asociada con la sobreactivación del sistema nervioso simpático, que controla la sudoración. Factores emocionales y de estrés pueden exacerbar la condición, provocando sudoración excesiva en áreas específicas como manos, pies, axilas y rostro, aunque no son la causa principal de la condición.

La hiperhidrosis es una condición médica que se manifiesta principalmente a través de una sudoración excesiva e impredecible, afectando significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Esta sudoración ocurre sin necesidad de ejercicio físico, exposición al calor o factores emocionales, y puede presentarse incluso en reposo o en ambientes frescos, lo que no es común en la regulación normal de la temperatura corporal. La sudoración se concentra típicamente en áreas específicas del cuerpo como las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas y el rostro, y suele ser bilateral y simétrica, afectando ambos lados del cuerpo por igual. La frecuencia y la intensidad de la sudoración son elevadas, ocurriendo varias veces al día y siendo lo suficientemente abundante como para empapar la ropa o gotear de las manos, lo que afecta las actividades diarias normales.

La hiperhidrosis es una condición caracterizada por una sudoración excesiva que puede ser manejada, en parte, mediante modificaciones en la dieta. Para reducir la sudoración, es crucial evitar alimentos que la estimulen, como los picantes, que aumentan la temperatura corporal, y la cafeína y el alcohol, que activan el sistema nervioso y dilatan los vasos sanguíneos, respectivamente. Optar por alternativas descafeinadas y reducir el consumo de bebidas alcohólicas puede ser beneficioso. La hidratación adecuada es también fundamental, ya que mantenerse bien hidratado ayuda a regular la temperatura corporal, reduciendo así la necesidad de sudar. Beber suficiente agua a lo largo del día y evitar bebidas azucaradas y refrescos, que pueden causar picos de glucosa y aumentar la sudoración, es recomendable.

La ERGE en Detalle

El diagnóstico se realiza a través de una historia clínica detallada, un examen físico y pruebas específicas como la prueba de yodo-almidón, que ayuda a identificar las áreas de sudoración excesiva. También pueden realizarse pruebas de laboratorio para descartar causas subyacentes, especialmente en casos de hiperhidrosis secundaria.

Causas Comunes

La hiperhidrosis es una condición médica que provoca una sudoración excesiva y puede clasificarse en primaria y secundaria, dependiendo de sus causas. La hiperhidrosis primaria, que no tiene una causa aparente, a menudo tiene un componente genético significativo, con un 30-50% de los afectados teniendo familiares cercanos con el mismo problema. Esta forma de hiperhidrosis también está asociada con la sobreactivación del sistema nervioso simpático, que controla la sudoración. Factores emocionales y de estrés pueden exacerbar la condición, provocando sudoración excesiva en áreas específicas como manos, pies, axilas y rostro, aunque no son la causa principal de la condición.

Síntomas Reveladores

La hiperhidrosis es una condición médica que se manifiesta principalmente a través de una sudoración excesiva e impredecible, afectando significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Esta sudoración ocurre sin necesidad de ejercicio físico, exposición al calor o factores emocionales, y puede presentarse incluso en reposo o en ambientes frescos, lo que no es común en la regulación normal de la temperatura corporal. La sudoración se concentra típicamente en áreas específicas del cuerpo como las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas y el rostro, y suele ser bilateral y simétrica, afectando ambos lados del cuerpo por igual. La frecuencia y la intensidad de la sudoración son elevadas, ocurriendo varias veces al día y siendo lo suficientemente abundante como para empapar la ropa o gotear de las manos, lo que afecta las actividades diarias normales.

Cambios en la Dieta

La hiperhidrosis es una condición caracterizada por una sudoración excesiva que puede ser manejada, en parte, mediante modificaciones en la dieta. Para reducir la sudoración, es crucial evitar alimentos que la estimulen, como los picantes, que aumentan la temperatura corporal, y la cafeína y el alcohol, que activan el sistema nervioso y dilatan los vasos sanguíneos, respectivamente. Optar por alternativas descafeinadas y reducir el consumo de bebidas alcohólicas puede ser beneficioso. La hidratación adecuada es también fundamental, ya que mantenerse bien hidratado ayuda a regular la temperatura corporal, reduciendo así la necesidad de sudar. Beber suficiente agua a lo largo del día y evitar bebidas azucaradas y refrescos, que pueden causar picos de glucosa y aumentar la sudoración, es recomendable.

Procedimiento mínimamente invasivo y de rápida recuperación. ¡Da el primer paso hacia tu bienestar!

Cirugia_de_Vesicula

Ventajas de la Cirugía de Hiperhidrosis

La cirugía para la hiperhidrosis ofrece una solución eficaz para aquellos que padecen sudoración excesiva y no encuentran alivio en tratamientos no invasivos. Una de las principales ventajas es el alivio a largo plazo de la sudoración, especialmente con procedimientos como la simpatectomía toracoscópica endoscópica (STE), que reduce de manera significativa y permanente la sudoración en las áreas tratadas, eliminando la necesidad de tratamientos recurrentes como las inyecciones de toxina botulínica. Esto se traduce en una mejora notable en la calidad de vida, ya que disminuye la ansiedad y la vergüenza asociadas con la sudoración excesiva, mejorando la confianza y facilitando la participación en actividades sociales y profesionales. La cirugía también permite realizar tareas cotidianas sin las molestias constantes del sudor, aumentando la comodidad en actividades como escribir o manejar dispositivos electrónicos.

Requisitos para Operarse

(LO QUE INCLUYE EL PAQUETE Y REQUISITOS PARA OPERARSE)
Lo que Incluye el paquete de cirugía.
Cirugía ambulatoria.
Alimentación.
Monitoreo en sala de operaciones.
Monitores en sala de recuperación.
Sala de operaciones.
Honorarios de cirujanos y anestesiólogo.
Honorarios de personal de enfermeria.
Medicamentos al 100%.
Habitación Compartida.
Cuidados post quirúrgicos.
Son requisitos necesarios para la cirugía. (No incluye)
Consulta médica.
Exámenes pre operatorios.
Rx de tórax.
Riesgo quirúrgico cardiológico.
Endoscópia digestiva alta.
Manometría esofágica.
PH Metria 24 Horas.
Faja post operatoria.
Suspensor Mujer/Hombre.
Medias anti embolicas.

Preguntas Frecuentes

La hiperhidrosis es una afección caracterizada por una sudoración excesiva que excede lo necesario para la termorregulación. Puede ser focal (afectando áreas específicas como las axilas, palmas, plantas y cara) o generalizada (afectando todo el cuerpo). La hiperhidrosis primaria es idiopática y crónica, mientras que la secundaria se asocia con otras condiciones médicas o medicamentos.

La hiperhidrosis afecta aproximadamente al 1-5% de la población mundial. Es más común en personas jóvenes y puede tener un componente genético, especialmente en casos de hiperhidrosis palmar.

  • Historia familiar de hiperhidrosis
  • Edad joven: Los síntomas suelen comenzar en la infancia o adolescencia.
  • Condiciones médicas subyacentes: Hipertiroidismo, diabetes, infecciones, entre otros.
  • Uso de ciertos medicamentos: Antidepresivos, analgésicos, entre otros.
  • Sudoración excesiva y visible: Afecta principalmente axilas, palmas, plantas y cara.
  • Interferencia con actividades diarias
  • Inicio antes de los 25 años
  • Historia familiar positiva
  • Sudoración que se detiene durante el sueño
  • Historia clínica detallada: Para descartar causas secundarias.
  • Pruebas de función tiroidea: Para descartar hipertiroidismo.
  • Pruebas de glucosa: Para descartar diabetes.
  • Evaluación dermatológica: Para identificar afecciones cutáneas asociadas.
  • Sudoración focal visible y excesiva de al menos seis meses de duración sin causa aparente
  • Al menos dos de las siguientes características: Bilateral y relativamente simétrica, afecta actividades diarias, al menos un episodio por semana, inicio antes de los 25 años, historia familiar positiva, detención de la sudoración durante el sueño.
  • Hiperhidrosis secundaria: Debida a condiciones médicas subyacentes o medicamentos.
  • Sudores nocturnos: Asociados con infecciones, cáncer o condiciones endocrinas.
  • Menopausia
  • Trastornos neurológicos: Como lesiones de la médula espinal.
  • Tratamiento médico:
    • Antitranspirantes tópicos: Primera línea de tratamiento.
    • Toxina botulínica: Inyecciones en áreas afectadas.
    • Anticolinérgicos orales: Para casos severos.
    • Iontoforesis: Para hiperhidrosis palmar y plantar.
    • Glicopirronio tópico: Alternativa para antitranspirantes.
  • Tratamiento quirúrgico:
    • Simpatectomía torácica endoscópica (ETS): Para casos refractarios, especialmente hiperhidrosis palmar.
    • Termólisis por microondas: Para hiperhidrosis axilar.
    • Legrado por succión: Para eliminar glándulas sudoríparas axilares.
  • Monitoreo del dolor: Uso de analgésicos.
  • Monitoreo de infecciones: Observación y tratamiento.
  • Hidratación adecuada: A través de líquidos intravenosos.
  • Dieta progresiva: Según tolerancia del paciente.
  • Movilización temprana: Para prevenir complicaciones.
  • Infección del sitio quirúrgico
  • Hematomas y seromas
  • Hiperhidrosis compensatoria
  • Daño nervioso: En simpatectomía.
  • Dolor crónico
  • Etapa inicial: Mejoría significativa con tratamiento adecuado.
  • Etapa avanzada: Requiere intervención quirúrgica.
  • Pronóstico: Generalmente bueno con tratamiento; sin embargo, puede haber recurrencia de síntomas.
  • Mantener una buena higiene: Uso regular de antitranspirantes.
  • Evitar desencadenantes conocidos: Como estrés emocional y calor excesivo.
  • Seguir las indicaciones médicas postoperatorias: Para una recuperación adecuada.
  • Realizar seguimiento regular: Con el médico para monitorear el progreso.
  • Considerar apoyo psicológico: Para manejar el impacto emocional y social de la hiperhidrosis.